A nadie se le escapa el afán del ser humano por encontrar siempre los límites en cualquier ámbito de la vida. No solo los nuestros propios, sino los límites y extremos con los que cuenta nuestro planeta, al que cada día exigimos y maltratamos de forma más exagerada.

Con el final de la revolución industrial y la producción de instrumentos de medida y cuantificación de una mayor resolución y precisión, se empezó a medir en diferentes puntos del globo diversas variables meteorológicas. Estas mediciones fueron evolucionando y a partir del 1873, bajo unas normas concretas contempladas por la Organización Meteorológica Internacional, se comenzaron a crear unas series de datos que a día de hoy tienen más de siglo y medio de duración en algunos casos.

En todo este tiempo ha habido registros que nunca antes se podían haber imaginado, como los -89,2ºC registrados en julio de 1983 en la base científica de Vostok, en plena Antártida.

Sin embargo, el tema que hoy nos atañe es el calor y las altas temperaturas, y ahí, por el momento, nadie supera a Death Valley, una depresión desértica situada en California, que supera con una facilidad pasmosa los 50ºC durante 5 meses al año, y que el 10 de julio de 1913, llegó hasta los 56,7ºC en su observatorio. Según los expertos, en algunas otras zonas de Death Valley más propicias para registrar valores extremos, se han medido hasta 58ºC, pero estos registros no están validados por la Organización Meteorológica Mundial.

En nuestro país, las altas temperaturas son una constante durante los meses veraniegos, con olas de calor que en estos últimos años parecen haber tenido un aumento tanto en su frecuencia como en su duración, haciendo bastante dificultosas las tareas cotidianas, y casi imposible el descanso en las grandes ciudades.

Sin embargo, mucho ha llovido desde el 4 de julio del 1994, en el cual la ciudad de Murcia llegó hasta los 47,2ºC. Este es el registro de temperatura máxima registrado y validado en nuestro país desde que existen datos, y en estas próximas horas podría superarse.

Si, han leído bien, en este julio de 2017, después de un gran episodio de tormentas, todo hace indicar que estamos a punto de superar la plusmarca de temperatura máxima registrada. Entre el jueves y el viernes, las temperaturas subirán de forma excepcional en la mitad sur del país y concretamente en el Valle del Guadalquivir, los registros podrían superar los 47ºC.

Haciendo un pronóstico exhaustivo de la situación, tanto Córdoba capital como Montoro, tienen grandes posibilidades de superar este registro de 47,2ºC que data de 1994, siendo Montoro la gran favorita para pasar a ser la nueva ciudad española que albergue el registro de temperatura máxima alcanzada en nuestro país.

Observando que cada vez tenemos más frecuencia olas de calor os lanzamos una pregunta ¿Será posible alcanzar en nuestro país alguna vez los 50ºC? A nuestro juicio resultaría casi imposible que podamos ver esto en los próximos años o decenas de años, pero viendo que estos días rozaremos los 48ºC, no sería descabellado pensar que en algún punto estratégico las mediciones pudieran ser algo más altas, aunque no pudiera ser tomado como un valor oficial. En Death Valley ya lo hacen…

0

SObre el autor Enrique Hernanz rotate

Director de servicios de meteorología en digitalmeteo. Twitter: @Enrique_Hernanz

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>